CENIZA

Ceniza, de Fernando Bartolomé Benito.

Relatos muy interesantes, sobre todo El miliciano caído, emocionantísimo. Están escritos por un miñorano del “Reino” de Belesar, que en la narración Morituri mete a nuestro Monte Lourido o a la playa de A Ladeira en la literatura.

“[EL] ÍNFIMO JAMES ACKERMAN, APODADO LUTERIÑO, pues pretendió extender la doctrina mormona por tierras del Deza y Monterrey, en la lejana Galicia. Apaleado varias veces, solo la feliz intervención de la guardia civil impidió que acabara colgado de un fresno, aunque no evitó su baldamiento a manos de una turba de lugareñas en Bande donde parece que no se entendió bien un no se qué y sí se qué de poligamia… “

p. 118

“Este Federico era un tipo grandón, de risa franca y dentadura de esas blancas y relucientes, de negro mandinga, apropiadas para comer carne humana.”

p. 131

“La turba enloquecida y bestial sacó entonces de su garito a un anciano débil pero digno que contemplaba, con la serenidad de quien ya sabe de antemano lo que va a pasar, la destrucción… todas las miradas estaban fijas en el sacerdote que lentamente elevó las manos al cielo y con los ojos en blanco comenzó un soliloquio presuntamente latinizante… el cura cojuelo a la cabeza, armado con una antorcha, comenzó a quemar las casas de los apestados marcadas con una cruz de cal al grito de: ¡Purificación!.. galgueaba el cura, retorcido y zancudo, atizando incendios con su antorcha… Entre tropiezos con las bancadas y con la mirada alucinada de orate penetró en la iglesia en busca del arcón del que sacó la pálida y amarillenta bandera, símbolo universal del más temido azote: la peste negra.”

p. 154-156

Cuasi divinas palabras 😉 , porque, realmente, los textos son muy buenos.

Ahí está, pues, un “manojuelo que hoy se pone en plaza.”

LA PLATA ENSANGRENTADA

 

La plata ensangrentada: el virrey Sarmiento de Valladares y los galeones de Rande.

Tremendo e interesantísimo documento sobre la batalla de Rande, editado por Fernando Bartolomé Benito.

Minucioso relato sobre el virrey de Nueva España (México, Caribe… ) responsable de que los galeones de la plata atracasen en su villa natal, Redondela.

Un virrey que robó todo lo que pudo, pirateó las costas americanas buscando hermosas mujeres, no resignó de su cargo cuando le dieron las órdenes desde España, si no que lo hizo cuando él dispuso, y aún se le atribuyen algunas irregularidades más.

A los hombres de mar de la Ría de Vigo se los describe como más piratas que pescadores, el corso les daba más beneficios.

Completísima narración de la batalla en el mar y en tierra con toda su crudeza. Y todo ello con el lenguaje de aquel siglo XVIII.

Entrada de Sarmiento en México como virrey:

NO TUVO UN BUEN COMIENZO SU estadía, pues llegado a Ciudad de México se cayó del caballo cuando hacía su entrada triunfal y fue la rechifla de toda la concurrencia; se leyó como señal de mala suerte el lance, pero mi amo el conde llevaba al pecho una higa gallega que le protegía de todo mal y se juró que en los tres años que durara su mandato no pasaría ni un solo día sin cumplir su voto: sangrar a impuestos a todos aquellos que ahora se reían, desde el más alto noble hasta el más ínfimo hidalgo y aquellos indios bisojos que se burlaban del gachupín también tendrían su ración de tralla hasta que se acopiara tanto oro como tenía el tesoro de su antecesor, el emperador Moctezuma, y con el sobrante llegaría para herrar, estribar y enjaezar al cabrón del caballo que le había derribado y a todas las monturas de su guardia personal. A fe que lo cumplió con creces…

p. 23