LA TRIBUNA

“COMENZABA A AMANECER, PERO LAS PRIMERAS y vagas luces del alba a duras penas lograban colarse por las tortuosas curvas de la calle de los Castros, cuando el señor Rosendo, el barquillero que disfrutaba de más parroquia y popularidad en Marineda*, se asomó, abriéndose a bostezos, a la puerta de su mezquino cuarto bajo. Vestía el madrugador un desteñido pantalón grancé reliquia bélica, y estaba en mangas de camisa. Miró al poco cielo que blanqueaba por entre los tejados, y se volvió a su cocinilla, encendiendo un candil y colgándolo del estribadero de la chimenea. Trajo del portal un brazado de astillas de pino, y sobre la piedra del fogón las dispuso artísticamente en pirámide, cebada por su base con virutas, a fin de conseguir una hoguera intensa y llameante.”

La Tribuna, de Emilia Pardo Bazán.

* Nombre literario con que Pardo Bazán bautiza a La Coruña. Sirve de ambientación a sus novelas La Tribuna, Doña Milagros, Memorias de un solterón y La piedra angular.