UN NÁUFRAGO EN LA SOPA

Un náufrago en la sopa, de Álvaro de Laiglesia.

Desfasadísimo humor, superoriginal.

Especialmente relevantes las parodias de obras literarias de principios del s. XX.

LA COLA FUE ENTRANDO EN EL piso donde se oía el murmullo de plegaria o de conspiración que suena en las casas donde hay un muerto fresco. Los que ya habían dado su pésame se quedaban en el recibidor formando grupos, pesarosos de que la familia no les ofreciese una copa de vino español o alguna fruslería para matar el gusanito.”

p. 73

“… don Salomé no era ningún niño y sabía que los viudos deben negarse a aceptar el alimento que se les ofrece. Sabía que una simple patata que aceptase significaría un rotundo mentís a su dolor.”

p. 74

Se fueron los íntimos y los parientes, presumiendo de estar más tristes que nadieLe hizo pasar a un despachito sombrío, con mesa de estilo español y Quijote-pisapapeles.

No le importará que coma alguna cosa, ¿verdad? –se excusó el viudo–. Esos pésames le dejan a uno medio muerto. Tengo una gazuza de olé.”

p. 75

“Me gustan los toros, pero no hasta el punto de pasarme todo el viaje discutiendo si los bichos pesan poco o los toreros pesan mucho.”

p. 116

–¿Alguna pasta? –ofreció Palmira, sin quitar ojo a las cucharillas, pues se había descuidado y ya faltaban dos.

–Yo preferiría tomar alguna arma blanca –dijo el tragasables con descaro.

p. 146

Parodia de Platero y yo:

“A Hojalatero le encanta jugar con los niños. Si no fuera por sus orejas, grandes como barquillos de luna, parecería un chiquillo de cuatro patas. El juego de Hojalatero es peculiar: cuando un niño se le coloca detrás, levanta con fuerza las dos patas traseras y le estampa una coz en mitad de la boca. Los dientes del niño brincan por el aire cual chorro de perlas. ¡Bello espectáculo! ¡Ingenuo pasatiempo de mi rucio con los nenes! ¡Con qué candor va desdentando Hojalatero a toda la población infantil de los contornos! El aire, como es lógico, sigue oliendo a gladiolos, a prímulas, a heliotropos y a otras verduras.”

p. 251

La marisma es bonita: tiene reflejos por arriba y renacuajos por abajo.”

p. 262

DESFILE DE PASCUA

VAS A VIVIR EN EL MUNDO de las ideas durante los cuatro años antes de que tengas que enfrentarte a algo tan trivial como son las exigencias de la realidad cotidiana. Eso es lo bueno que tiene la universidad.”

p. 38

Desfile de Pascua, de Richard Yates.

O POBRE TOLO

O pobre tolo, de Inacio e Iván Suárez.

“EN ESTE CORTIJO ESTUVO UN DÍA el viejo Maura. El dueño de la finca se pavoneaba delante de él de tener las mejores instalaciones del país.

–Nosotros, en nuestro cortijo, producimos cada año 300 jamones de bellota, ni más ni menos.

Las pocilgas estaban limpias, claras y relucientes.

–Aquí duermen los cerdos. ¡Y aquí las cerdas!

Hasta que llegaron a un establo inmundo, con el suelo cubierto de paja y de sacos viejos.

–¿Qué es esto?

–¡¡Este es el lugar donde duermen los gañanes!!

Y entonces Maura le dió el siguiente aviso:

–Pues procure usted que no despierten.”

p. 50

DON QUIJOTE DE LA MANCHA

Acaba de llegarnos a la biblioteca una novedad literaria: Don Quijote de La Mancha, un libro del que hablan maravillas, así que a animarse con él, lectores de best-sellers, que dicen que está bien  😉

“LAS NUEVAS DEL LUGAR SON QUE la Berrueca casó a su hija con un pintor de mala mano, que llegó a este pueblo a pintar lo que saliese; mandole el concejo pintar las armas de su Majestad sobre las puertas del ayuntamiento, pidió dos ducados; diéronselos adelantados, trabajó ocho días, al cabo de los cuales no pintó nada, y dijo que no acertaba a pintar tantas baratijas; volvió el dinero, y, con todo eso, se casó a título de buen oficial; verdad es que ha dejado el pincel y tomado el azada, y va al campo como gentilhombre.”

p. 494

MADRID

Madrid, de Miguel Mihura.

“… TAMPOCO EN FUENTERRABÍA ENCONTRABA TIEMPO. POR la mañana, para cuando despertaba, ya tenía sobre la mesa los periódicos matutinos de Madrid, del ABC al Ya. Luego…, un aperitivo y el almuerzo, y, lógicamente, un poco de tertulia y la siesta. ¡Y para cuando se levantaba, ya estaban tentándole los vespertinos madrileños, del Pueblo al Madrid! Y así se le iba el día, con la prensa de Madrid en las manos.”

p. 6

“Madrid es la capital más alta de Europa, a unos 650 metros sobre el nivel del mar, aunque por estar emplazada en terreno desnivelado hay lugares que están a 580 y otros que llegan a 696. Lo que quiere decir, en términos más simples, que en Madrid hay muchas cuestas.”

p. 72

ELOÍSA ESTÁ DEBAJO DE UN ALMENDRO

©  “Ezequiel con su hacha-barómetro enarbolado.”

©  “Ezequiel juguetea con el hacha-barómetro y Clotilde deja escapar un grito de miedo.”

 

“LOS ESPECTADORES VAN DESFILANDO HACIA EL foro, mirando todos, como si se hubieran puesto de acuerdo para ello y con ojos de hambre, a las dos muchachas de las butacas 6 y 8… Espectador 4.º ¿Vaya mujeres! (Al otro) ¿Has visto? Espectador 5.º ¡Ya, ya! ¡Qué mujeres! (Hacen mutis) Espectador 6.º ¡Vaya mujeres! Espectador 2.º (Al 1.º) ¿Has visto qué dos mujeres? Espectador 1.º Eso te iba a decir, qué dos mujeres… (Se vuelven hacia el espectador 3.º, hablando a un tiempo.) Espectadores 1.º y 2.º ¿Te has fijado qué dos mujeres? Espectador 3.º Me lo habéis quitado de la boca. ¡Qué dos mujeres! (Se van los tres por el foro.) Marido. (Aparte al Amigo, hablándole al oído.) ¿Se da usted cuenta de qué dos mujeres? Amigo. ¡Ya, ya! ¡Vaya mujeres! Acomodador. (Mirando a las muchachas) ¡Mi madre, qué dos mujeres! Espectador 7.º ¡Vaya mujeres! (Se va por el foro.) Muchacha 1.ª (A la 2.ª, con orgullo y satisfacción.) Digan lo que quieran, la verdad es que la gracia que hay en Madrid para el piropo no la hay en ningún lado… Muchacha 2.ª (Convencida también.) En ningún lado, chica; en ningún lado.”

p. 26, 27

Eloísa está debajo de un almendro, de Enrique Jardiel Poncela. Un cachondo que deja su humor incluso en las acotaciones:

“Grandes artesonados, de trabazón de vigas de madera, forman el techo, y también las paredes lo son –o deben parecerlo– de madera, de tono de nogal.”

p. 115

EL FANTASMA DE CANTERVILLE

El fantasma de Canterville, de Oscar Wilde.

“–EL FANTASMA EXISTE, ME LO TEMO — dijo lord Canterville, sonriendo–, aunque quizá se resiste a las ofertas de los intrépidos empresarios de ustedes. Hace más de tres siglos que se le conoce. Data, con precisión, de mil quinientos setenta y cuatro, y no deja de mostrarse nunca cuando está a punto de ocurrir alguna defunción en la familia.

–¡Bah! Los médicos de cabecera hacen lo mismo, lord Canterville.”

p. 6-7

CENIZA

Ceniza, de Fernando Bartolomé Benito.

Relatos muy interesantes, sobre todo El miliciano caído, emocionantísimo. Están escritos por un miñorano del “Reino” de Belesar, que en la narración Morituri mete a nuestro Monte Lourido o a la playa de A Ladeira en la literatura.

“[EL] ÍNFIMO JAMES ACKERMAN, APODADO LUTERIÑO, pues pretendió extender la doctrina mormona por tierras del Deza y Monterrey, en la lejana Galicia. Apaleado varias veces, solo la feliz intervención de la guardia civil impidió que acabara colgado de un fresno, aunque no evitó su baldamiento a manos de una turba de lugareñas en Bande donde parece que no se entendió bien un no se qué y sí se qué de poligamia… “

p. 118

“Este Federico era un tipo grandón, de risa franca y dentadura de esas blancas y relucientes, de negro mandinga, apropiadas para comer carne humana.”

p. 131

“La turba enloquecida y bestial sacó entonces de su garito a un anciano débil pero digno que contemplaba, con la serenidad de quien ya sabe de antemano lo que va a pasar, la destrucción… todas las miradas estaban fijas en el sacerdote que lentamente elevó las manos al cielo y con los ojos en blanco comenzó un soliloquio presuntamente latinizante… el cura cojuelo a la cabeza, armado con una antorcha, comenzó a quemar las casas de los apestados marcadas con una cruz de cal al grito de: ¡Purificación!.. galgueaba el cura, retorcido y zancudo, atizando incendios con su antorcha… Entre tropiezos con las bancadas y con la mirada alucinada de orate penetró en la iglesia en busca del arcón del que sacó la pálida y amarillenta bandera, símbolo universal del más temido azote: la peste negra.”

p. 154-156

Cuasi divinas palabras 😉 , porque, realmente, los textos son muy buenos.

Ahí está, pues, un “manojuelo que hoy se pone en plaza.”

¿CADA CUÁNTO HAY QUE ECHAR A LAVAR UN PIJAMA?

¿Cada cuánto hay que echar a lavar un pijama?, de Luis Piedrahita.

“LAS COSAS QUE VAN PARA LARGO… Va para largo cuando un ordenador te pide el disco de arranque… O cuando te compras unas zapatillas de deporte, abres la caja y ves que hay que ponerles los cordones. O cuando en el Un, dos, tres… bajaba el Dúo Sacapuntas. Y también cuando Mayra al final decía: “Podemos quedarnos con el regalo o con el juego. Vamos a preguntarle al público… ¿El regalo o el juego?”. Y todos decían: “El juego, el juego, el regalo, el regalo… ” Y en ese momento los concursantes pronunciaban la frase mágica: “Aquí hemos venido a jugar”.

p. 198-199

O TOMBO DO HOSPITAL E ERMIDA DE SANTA MARÍA DO CAMIÑO DE PONTEVEDRA

O tombo do hospital e ermida de Santa María do Camiño de Pontevedra, de M.ª Ángela Comesaña Martínez.

SABEAN QUANTOS ESTA MANDA E TESTAMENTO vieren como yo Ruy D-Acheda clerigo de San Pedro de Cornaço yazendo doliente de dolor e enfirmidad que mi señor Dios tubo por bien de me dar muchas graçias a el…

p. 108