El Conde de Gondomar

Estatua del Conde en Gondomar.

 

Don Diego Sarmiento, por lo demás, es un hombre de dulce trato, de entretenidísima conversación, de ingenio agudísimo y de profundo saber. El rey Jacobo [Jacobo I de Inglaterra] lo pudo apreciar en las discusiones teológicas y literarias a las que Su Majestad era tan aficionado. En las discusiones tenía siempre a cuento algún chistoso lance o patraña, que provocaba la risa del Rey y desconcertaba a sus contrarios. Por eso, el poeta Ben Jonson gustaba de llamarle “El viejo Esopo Gondomar”.

 

Sesenta gallegos ilustres, de Francisco Fernández del Riego.

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s