UN NÁUFRAGO EN LA SOPA

©

Un náufrago en la sopa, de Álvaro de Laiglesia.

Desfasadísimo humor, superoriginal.

Especialmente relevantes las parodias de obras literarias de principios del s. XX.

LA COLA FUE ENTRANDO EN EL piso donde se oía el murmullo de plegaria o de conspiración que suena en las casas donde hay un muerto fresco. Los que ya habían dado su pésame se quedaban en el recibidor formando grupos, pesarosos de que la familia no les ofreciese una copa de vino español o alguna fruslería para matar el gusanito.”

p. 73

“… don Salomé no era ningún niño y sabía que los viudos deben negarse a aceptar el alimento que se les ofrece. Sabía que una simple patata que aceptase significaría un rotundo mentís a su dolor.”

p. 74

Se fueron los íntimos y los parientes, presumiendo de estar más tristes que nadieLe hizo pasar a un despachito sombrío, con mesa de estilo español y Quijote-pisapapeles.

No le importará que coma alguna cosa, ¿verdad? –se excusó el viudo–. Esos pésames le dejan a uno medio muerto. Tengo una gazuza de olé.”

p. 75

“Me gustan los toros, pero no hasta el punto de pasarme todo el viaje discutiendo si los bichos pesan poco o los toreros pesan mucho.”

p. 116

–¿Alguna pasta? –ofreció Palmira, sin quitar ojo a las cucharillas, pues se había descuidado y ya faltaban dos.

–Yo preferiría tomar alguna arma blanca –dijo el tragasables con descaro.

p. 146

Parodia de Platero y yo:

“A Hojalatero le encanta jugar con los niños. Si no fuera por sus orejas, grandes como barquillos de luna, parecería un chiquillo de cuatro patas. El juego de Hojalatero es peculiar: cuando un niño se le coloca detrás, levanta con fuerza las dos patas traseras y le estampa una coz en mitad de la boca. Los dientes del niño brincan por el aire cual chorro de perlas. ¡Bello espectáculo! ¡Ingenuo pasatiempo de mi rucio con los nenes! ¡Con qué candor va desdentando Hojalatero a toda la población infantil de los contornos! El aire, como es lógico, sigue oliendo a gladiolos, a prímulas, a heliotropos y a otras verduras.”

p. 251

La marisma es bonita: tiene reflejos por arriba y renacuajos por abajo.”

p. 262

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s