ELOÍSA ESTÁ DEBAJO DE UN ALMENDRO

©  “Ezequiel con su hacha-barómetro enarbolado.”
©  “Ezequiel juguetea con el hacha-barómetro y Clotilde deja escapar un grito de miedo.”

 

“LOS ESPECTADORES VAN DESFILANDO HACIA EL foro, mirando todos, como si se hubieran puesto de acuerdo para ello y con ojos de hambre, a las dos muchachas de las butacas 6 y 8… Espectador 4.º ¿Vaya mujeres! (Al otro) ¿Has visto? Espectador 5.º ¡Ya, ya! ¡Qué mujeres! (Hacen mutis) Espectador 6.º ¡Vaya mujeres! Espectador 2.º (Al 1.º) ¿Has visto qué dos mujeres? Espectador 1.º Eso te iba a decir, qué dos mujeres… (Se vuelven hacia el espectador 3.º, hablando a un tiempo.) Espectadores 1.º y 2.º ¿Te has fijado qué dos mujeres? Espectador 3.º Me lo habéis quitado de la boca. ¡Qué dos mujeres! (Se van los tres por el foro.) Marido. (Aparte al Amigo, hablándole al oído.) ¿Se da usted cuenta de qué dos mujeres? Amigo. ¡Ya, ya! ¡Vaya mujeres! Acomodador. (Mirando a las muchachas) ¡Mi madre, qué dos mujeres! Espectador 7.º ¡Vaya mujeres! (Se va por el foro.) Muchacha 1.ª (A la 2.ª, con orgullo y satisfacción.) Digan lo que quieran, la verdad es que la gracia que hay en Madrid para el piropo no la hay en ningún lado… Muchacha 2.ª (Convencida también.) En ningún lado, chica; en ningún lado.”

p. 26, 27

Eloísa está debajo de un almendro, de Enrique Jardiel Poncela. Un cachondo que deja su humor incluso en las acotaciones:

“Grandes artesonados, de trabazón de vigas de madera, forman el techo, y también las paredes lo son –o deben parecerlo– de madera, de tono de nogal.”

p. 115

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s