JUEGO DE DAMAS

 

“LO MALO DE ESPERAR A QUE las cosas sucedan, sin intervenir en ellas nada más que para asombrarse por las consecuencias imprevistas de los actos imbéciles de los demás, es la sensación de cuarentena que provoca. Francesca, de brazos cruzados, asomándose de vez en cuando al balcón, se sentía igual que sydney Morgan durante su encierro: atrapada y angustiada.

Pobre Dios, también atado de pies y manos, contemplando a los hombres meter la pata sin poder hacer nada para remediarlo. Maldito libre albedrío y maldita autonomía humana. Seguro que se había arrepentido Dios de aquella concesión absurda y se moría de ganas de imponer su voluntad para el bien general. Pero no. Se había comprometido a observar de reojo, con el gesto torcido y el estómago revuelto, mientras sus criaturas se equivocaban a lo bestia.”

 

 

Juego de damas, de Mamen Sánchez.

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s