La venganza de don Mendo

“MAGDALENA.
HARÉ LO que ordenas. 
NUÑO.
De tu amor lo espero.

MAGDALENA.
Puesto que lo quieres, seré de don Pero.

NUÑO.
Serás de don Pero.
(La besa.)
Adiós, hija mía.
(Se va por la puerta de la derecha.)
MAGDALENA.
(Aterrada, dejándose caer sin fuerzas en una silla, digo sin fuerzas, 
porque si se deja caer con fuerzas
puede hacerse daño.)
¡Ya escuchaste lo que dijo!…

RAMÍREZ.
Claro está que lo escuché, 
sólo a fuerza de fuerzas
me he podido contener, 
que tal temblor dio a mi cuerpo,
tal hormiguillo a mis pies,
que no sé cómo don Nuño
no lo advirtió, no lo sé.
¡Casarte tú con el Duque
siendo amante del Marqués!…
¡Ser esposa de don Pero
la que de don Mendo es!…
¡Si el Marqués lo sabe!…”

p. 67-68

LOPE.
¿Qué ha sucedido, don Lupo?

LUPO.
Que don Nuño y el privado
hacia la tienda venían
a fin de tomar descanso,
cuando al llegar a la orilla
de ese chaparral cercano
vio don Pero que su esposa
con un hombre estaba hablando.
Celoso, pretendió oilla:
detuvo a don Nuño el paso
y hoy han sabido los dos
lo que nunca sospecharon:
que la privada es capaz
de pegársela al privado,
no ya con el propio Rey,
que tal pegamento, es caso 
de honor para la familia,
sino con cualquier bellaco
que la recite una trova
junto a la tropa de eustaquio.”
p. 161-162

One thought on “La venganza de don Mendo

  1. Pingback: Non che gustaría ler…? – BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL DE NIGRÁN

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s