ORGULLO Y PREJUICIO. (1813), Jane Austen

“ES UNA VERDAD, generalmente admitida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, debe tomar esposa.
Aunque los sentimientos y modos de ver de un hombre en estas condiciones sean poco conocidos cuando llega a un sitio por primera vez, dicha verdad está tan arraigada en las mentes de la familia que le circundan, que es considerado como una propiedad indiscutible de una u otra de las hijas casaderas.
La señora Bennet le dijo un día su marido:
–¿Sabes que Netherfield Park ha sido alquilado al fin?
El señor Bennet contestó que no lo sabía.
–Pues así es –replicó la señora–. La señora Long, que ha estado aquí hace un momento, me lo ha dicho.
El señor Bennet no respondió.
–¿No quieres saber quién lo ha alquilado? –gritó su esposa con impaciencia.
–Tú eres la que me lo quiere decir, y yo no tengo inconveniente en oírlo.”

(Comienzo de Orgullo y prejuicio, de Jane Austen)

__________________________________________________________________
Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s