Consulta o catálogo antes

Non está permitido o uso das instalacións, unicamente servizo de préstamo.

Non está permitido tocar os libros, darémoste nós os que elixas.

Por iso é moito máis cómodo que mires no catálogo o que queres. Así xa sabes se o temos. SE ESTÁ DISPOÑIBLE, PODES VIR POR EL.

Consulta, curiosea, bótalle un ollo ao catálogo antes de vir.

O noso catálogo podes atopalo con só buscar en Internet: Biblioteca de Nigrán.

Horario:

Luns a venres: 09:00 a 15:00 h

Sábados: 10:00 a 14:00 h

Lectura en sala

Luns 8 de xuño, pódese ler na sala.

Para manter o distanciamento, só hai 11 postos de lectura.

Ten en conta que, a causa das pequenas dimensións da sala, non é posible ter 2 m de distancia entre cada posto.

A biblioteca leva aberta desde o 25 de maio.

Horario:

Luns a venres: 09:00 a 15:00 h

Sábados: 10:00 a 14:00 h

Consulta, curiosea, bótalle un ollo ao catálogo antes de vir e así xa elixes o que queres levar.

O noso catálogo podes atopalo con só buscar en Internet: Biblioteca de Nigrán.

Non está permitido tocar os libros, darémoste nós os que elixas.

Non está permitido o uso das instalacións, unicamente servizo de préstamo.

Só para préstamo

A Biblioteca abre o luns 25 de maio, só para préstamos.

Horario:

Luns a venres: 09:00 a 15:00 h

Sábados: 10:00 a 14:00 h

Consulta, curiosea, bótalle un ollo ao catálogo antes de vir e así xa elixes o que queres levar.

O noso catálogo podes atopalo con só buscar en Internet: Biblioteca de Nigrán.

Non está permitido tocar os libros, darémoste nós os que elixas.

Non está permitido o uso das instalacións, unicamente servizo de préstamo.

Para estudar non se contempla a posibilidade de facelo, ata polo menos, o 8 de xuño, e con limitación de aforo.

La buena tierra

La novela más vendida en Estados Unidos en los años 1931 y 1932.

Una supernovela, ganó el Premio Pulitzer en 1932, y su autora, el Nobel de Literatura en 1938; merecidísimo y aclara muy bien la cuestión de por qué escribe tan bien.

La vida de un campesino coletudo.

Narrada con maestría.

Y echaron a andar hacia la casa; ella, como corresponde a una mujer, media docena de pasos detrás del marido.”

En la vieja y ruinosa casa de su tío no colgaba jamás cosa alguna de las vigas, pero en la suya había hasta una pierna de cerdo que comprara a Ching, su vecino, cuando éste mató al cerdo porque el animal parecía que se preparaba para una enfermedad. Muerto el cerdo antes de que perdiera carnes […]”

“[…] ante todas las puertas de todos los ricos se apretaba ahora una muchedumbre así de hombres y mujeres que habían estado hambrientos y oprimidos y ahora podían hacer, por el momento, lo que les viniese en gana.”

“–¿Es el signo Lung del dragón, o el Lung sordo, o qué?

Y Wang Lung tenía que contestar con humildad:

–Es lo que queráis, pues yo soy demasiado ignorante para conocer mi propio nombre.”

Y desde entonces los chicos dejaron de llamarse Mayor y Segundo, siéndoles dados nombres apropiados por el viejo profesor, quien, después de enterarse de la ocupación de su padre […]”

La cocina tradicional:

Compró cerdo, y buey, y pescado exquisito, brotes de bambú y castañas, nidos de pájaros del sur para hacer sopa, aletas de tiburón […]”

“[…] y luego se fue, tendiendo las manos para palpar la puerta porque las lágrimas le cegaban.”

Entonces ella sonrió despacio, con aquella sonrisa lenta que se apagaba antes de que le llegara a los ojos.”

“[…] y cuando el viejo hubiera muerto su deber hacia aquella generación habría terminado […]”

SEMI-SPOILER. La sorprendente sociedad china de finales del XIX y principios del XX, donde pervivía el esclavismo, sobre todo de mujeres. La existencia de los campesinos era casi feudal, aunque en Galicia, con los foros, hasta que se abolieron en las décadas de 1920 y 1930, casi pasaba lo mismo. Tenían vigencia las antiguas tradiciones como la de llevar trenza los hombres, envolver con paños apretados los pies de las mujeres para que se quedasen pequeños y los nacimientos de sus hijas eran vistos como desgracias, como bocas inútiles a las que alimentar y que, por miseria (para que no se les muriesen de hambre) eran entregadas a quien pudiese mantenerlas, o por ganar un dinero, eran vendidas como esclavas para que sirviesen a los ricos. Hay situaciones de absoluta miseria en las que un puñado de judías significa vivir o morir. Una sociedad pobre que respetaba a sus mayores, que invisibilizaba a las mujeres y que ni les ponían nombres a sus hijos, y sus hijas eran llamadas, genéricamente, esclavas. Todo eran clases y sumisiones: el hijo le debía sumisión al padre, la mujer al marido, el pobre al rico, el campesino al terrateniente, y todo bajo una tremenda ignorancia que hacía que los campesinos se humillasen ante los que vivían en la ciudad o los que sabían leer.

No tocar

No tocar: ciencia contra la desinformación en la pandemia de COVID-19, por Deborah García Bello.

Disponible en GaliciaLe.

Dadas las características cambiantes de esta situación sanitaria, el nivel de obsolescencia de este libro (que ya es, de por sí, inherente a las publicaciones científicas) es muy alto; pero hay valiosísimas indicaciones, recomendaciones e información que son muy válidas y, aún así, aplicables.

Fue escrito en marzo y abril de 2020.

Divulgación científica y didactismo.

Muy clarificador (casi blanco nuclear) el apartado de químicos limpiadores/desinfectantes. 😉

Y ¡qué revelación! El biofilm: la película. ¡Qué cantidad de deshaucios por causa del biofilm. 😉

“Cuando la necesidad apremia, aflora lo salvaje”.

Biblioteca pechada

A biblioteca está pechada.

Podes quedar cos teus préstamos ata que restauremos o servizo de préstamo. Tamén está o habitual buzón de entregas 24 h.

En canto a Rede de Bibliotecas Públicas de Galicia o autorize, retomaremos o servizo de préstamos físicos na biblioteca.

Daquela, os usuarios non poderán tocar os libros da biblioteca; os libros serán entregados polo persoal bibliotecario. Por isto é moi recomendable que consultes o noso catálogo para saber se o que queres está dispoñible. É tan fácil como poñer en Google: Biblioteca de Nigrán, e picar en catálogo.

O servizo de lectura en sala e outras actividades dentro da biblioteca non se poderán facer ata, previsiblemente, o mes de setembro. A norma de separación interpersoal de 2 m é practicamente inaplicable nun espazo tan reducido e conxestionado como as nosas instalacións. Teranse en conta, en todo momento, a evolución da situación sanitaria e os protocolos de seguridade.

Tes acceso a libros electrónicos, revistas electrónicas, audiolibros, películas na páxina: GaliciaLe e na app: eBiblio. O número de lector e o contrasinal son os mesmos que usas para consultar o noso catálogo.

Vieiro choído

Unha obra de teatro cun inicio mitolóxico, máxico, de exaltación da natureza salvaxe con todas as súas lendas, misterios e habitantes.

“O cervo escorrega por antre os matos como a truita polas mans”.

O ESTRANXEIRO.– […] As cántigas dos vellos deuses xa morreron e non as lembra ninguén. O esquenzo cairá sobor diste bosco porque outras cousas hai que lembrar.

ADRIÁN.– ¿Non cairá a vinganza dos deuses sobor de nós?

O ESTRANXEIRO.– ¿De que deuses?

ADRIÁN.– Dos deuses do bosco.

O ESTRANXEIRO.– Morreron xa fai tempo.

PAIO.– Ainda non se me acostuman os ollos a istas arbres derrubadas onde o bosco puña medo. Xa non ten onde aniñar a néboa do río i as peles das feras de eiquí anda agora quén sabe onde. Caía o bosco e tiña medo a xente dista terra.

PAIO.– […] ¿Non empezaron todalas cousas coa escuridade da lénda?

FLAVIA.– […] Ti dixeras unha vez que no amor non hai xeometría porque nil non hai distancias.

Escolleu para as súas personaxes nomes antigos, para harmonizalos co nacemento mítico da peza dramática.

Antre o si e o non. Unha frase da que gostaba moito e que utiliza varias veces, e que consagrará, dez anos máis tarde, dando título ao seu poemario Entre o si e o non.

Xosé Luís Franco Grande (Tomiño, 1935-Vigo, 2020), na capa do libro especifican que naceu en Tebra, pero a anexionan ao Val Miñor, cando esta parroquia tomiñesa pertence a outro val, o Val de Tebra, precisamente; ou, se se quere, ao Val de Tomiño, ou do Miño.

El ángel exterminador

Los diálogos son, a menudo, absurdos, y las situaciones, totalmente surrealistas; que es lo que se pretendía.


Ejemplo máximo de diálogo ridículo:

“Cuando estemos en Lourdes, quiero que me compre usted una virgen lavable de caucho”.


O cuando, tras escuchar el sonido del cristal de una ventana que se rompe, como explicación, se exclama: “Algún judío que pasaba“.